A saber sobre los refrigerios dulces

Cada vez que su hijo consume dulces, la placa en la boca se mezcla con el azúcar y produce la formación de ácido. Con el tiempo, el ácido daña los dientes atacando el esmalte.

Mejores hábitos al comer refrigerios

Limite la ingesta de refrigerios de su hijo entre comidas, especialmente de los que contienen azúcar. Producen niveles elevados de ácido en la boca, lo que causa caries. Procure evitar las golosinas como la goma de mascar, los caramelos duros y los chupetines, ya que permanecen en la boca por mucho tiempo. Los caramelos masticables y las uvas pasa también deben limitarse porque estos dulces suaves se pegan y se alojan entre los dientes creando un ácido dañino.

Si consume dulces con otros alimentos o bebidas sin azúcar, se puede reducir el daño de los dientes. Dele a su hijo refrigerios con bajo contenido de azúcar como vegetales, frutas, quesos y otros productos lácteos, y pretzels. Otros alimentos saludables que son buenos para su hijo incluyen panes, leche y productos lácteos, carne, vegetales y frutas. Y, por supuesto, siempre es bueno cepillar los dientes de su hijo luego de cada comida. El cepillado es la mejor manera de prevenir las caries.