¿Qué es un tratamiento de conducto?

¿Cuándo se necesita un tratamiento de conducto?

El tratamiento de conducto se utiliza para salvar un diente cuando la pulpa dentro del diente está infectada o inflamada. Siempre es mejor salvar un diente que perderlo. Si pierde un diente, los otros dientes se pueden torcer y causarle problemas de mordida.

Si su dentista le recomienda un tratamiento de conducto, es preferible que lo haga lo antes posible. Si espera demasiado, la infección puede empeorar. La infección puede provocar problemas con el hueso que sostiene el diente. Si eso ocurre, podría ser imposible salvar el diente. La infección en un diente también se puede propagar a los otros dientes.

¿Qué es el tratamiento de conducto?

El dentista extrae los tejidos dañados del interior del diente y los reemplaza con material dental permanente. Luego, se coloca una corona temporal en el diente para evitar que se rompa. Deberá regresar al dentista para obtener una corona permanente. Esto puede requerir varias citas, pero es muy importante que complete el proceso.

¿Cuáles son los síntomas de problemas con un tratamiento de conducto?

Los más comunes son la sensibilidad dental al frío o el calor, dolor punzante al morder o al darle un golpe suave al diente, o un dolor constante.

¿Qué debo hacer después de un tratamiento de conducto?

Cepille y limpie sus dientes con hilo dental todos los días y evite masticar alimentos sólidos con ese diente hasta que le coloquen la corona permanente. Visite a su dentista cada seis meses, porque si la caries dental se descubre a tiempo, no necesitará recibir un tratamiento de conducto.