Cuidado dental para personas con discapacidades del desarrollo

¿Cuida a una persona con discapacidad?
Aquí le mostramos algunos consejos para ayudarla a mantener una boca saludable.
 
Una persona con discapacidad puede tardar en relajarse cuando va al dentista. Explique el problema médico al dentista y solicite una visita para que se conozcan.  La persona tendrá la posibilidad de conocer al dentista, sentarse en el sillón odontológico, ver los instrumentos dentales y escuchar lo que ocurrirá durante el examen.
 
Lleve los antecedentes médicos de la persona y una lista de todos los medicamentos. Cuéntele al dentista aquellas cosas buenas y malas que sucedieron en otras visitas dentales. Y recuerde llevar la tarjeta de identificación de la persona.
 
En casa, cepille y limpie sus dientes con hilo dental cada día a la misma hora y en el mismo lugar. Explique cada paso del cepillado y la limpieza con hilo dental antes de hacerlo. Muéstrele cómo se cepilla los dientes y los limpia con hilo dental para que la persona pueda ver lo que hará. Ponga música o deje que la persona sostenga uno de sus juguetes favoritos para ayudarlo a relajarse.
 
Un cepillo eléctrico puede ser más fácil de usar si el ruido y la sensación no molestan a la persona. La pasta dental molesta a algunas personas con problemas de deglución, así que use solo agua.
Si la persona no puede enjuagarse luego del cepillado, dele un poco de agua para beber o límpiele la boca con un dedo envuelto en gasa.
 
Pruebe diferentes tipos de hilo dental para descubrir cuál le gusta. Le puede resultar útil usar un portahilo dental o un hilo dental eléctrico. Por lo general es más fácil sentarse o pararse detrás de la persona para cepillar y limpiar los dientes con hilo dental.
 
La buena salud bucal es importante para todos nosotros. Puede marcar una gran diferencia en la calidad de vida de una persona con discapacidad. Consulte al dentista para obtener más consejos.