¿Le tiene miedo al dentista?

Si es así, no es el único: muchas personas le tienen miedo al dentista. No van por temor. Entonces, nos gustaría ayudarlo en esta situación. Los chequeos dentales regulares son de fundamental importancia para la salud bucal y la salud general.
 
Le sugerimos que busque un dentista que le guste y en el que confíe. Los dentistas cuidan la salud bucal y quieren ayudarlo. Cuando visite a su dentista, cuéntele sobre su miedo. El dentista trabajará con usted para ayudarlo a vencer el miedo. Si los ruidos del consultorio odontológico lo asustan, lleve música. Inhalar y exhalar lentamente puede ayudarlo a relajarse. Trate de pensar en algo positivo, como su lugar favorito o un lindo recuerdo.
 
Si le preocupa el dolor, tiene que saber que los dentistas tienen muchas formas nuevas de trabajar en su boca. Hoy en día, los procedimientos dentales causan muy poco o ningún dolor. Cuanto más seguido visite al dentista, gozará de una mejor salud bucal. Si sufre algún dolor en la boca o los dientes, recibir el cuidado adecuado lo hará sentir mejor. Intente visitar a su dentista dos veces al año.

Es importante ayudar a los niños a desarrollar una actitud positiva ante las visitas al dentista. Estos consejos pueden ayudar:

  • Cepille y limpie sus dientes con hilo dental junto a su hijo. Pongan su canción favorita. ¡Hágalo divertido!
  • Dígale a sus hijos que el dentista los ayudará a tener una sonrisa brillante y saludable. El dentista contará y limpiará sus dientes.
  • No hable con su hijo sobre dolor ni utilice palabras como "perforar" o "inyección".
No les cuente a los niños historias de miedo sobre dentistas. No deje que otros niños les cuenten historias aterradoras.